Tienen Los autores el Derecho a “Chochear” ?

El otro día estaba pensando sobre mucho de lo que habló y presentó Frank Miller durante la New York Comic Con de este año, principalmente si hablamos de que presumió tanto de su Dark Kinght III y que su próxima obra iba a ser una nueva historia de Sin City. No solo eso, hace pocos días, cuando escribía la nota en la que el mismo Miller, de seguro molesto porque DC lo usa de presta nombres para DK III y dejaba que Kubert y Azarrello se dedicaran a la chamba de verdad, declaró que pensaba hacer el solo una cuarta parte de sus aventuras del cabellero nocturno ya entrado en años.

Por un lado pensé, “bueno”, el ha de querer hacer una historia como realmente quisiera hacerla sin que la corporación malvada (DC) se meta diciendole que ya no está como para seguir escibiendo (o dibujando cómics). Pero ¿y si DC está en lo correcto?

Creo que todos debemos aprender a notar cuando nuestros ídolos ya llegan al punto de quiebre, ya sea por edad o por talento, debemos ser capaces de ver cuando un gran artista está llegando a su fin para dejar de darnos golpes de pecho cuando su nueva obra no nos guste, así podriamos guardar un recuerdo mas bello de las obras de estos autores que si marcaron nuestra vida y no recordar a los “viejos que dicen tonterias” que vemos poco a poco al pasar de los años.

Y es que esto ocurre con en todos los medios y no como digo solo por la edad, sino tal vez por otras muchas razones como el mismo éxito. Pongamos el ejemplo de una bada musical reconocida por su musica contra estataria y a favor de los mas necesitados y las causas sociales. El problema es que tal vez las letras y las canciones les surgieron por varios motivos, entre ellos el hambre de éxito, el sentirse olvidados y maeginados por una sociedad o en el pero de los casos vivencias muy duras.

Con el pasar de los años es probable que el exito simplemente los haga mas flojos, mas desapegados por los temas que marcaban su obra al estar con el tiempo mas lejos de ellos y una vez mas las ganancias los pueden hacer tener una vida con cada vez menos riesgos y aventuras de las que tenían en su vida antes del éxito, eso ocurre al mismo tiempo con todo tipo de autores, simplemente deciden seguir trabajando en un medio solo por mantener su estilo de vida. Diganme que no es común escuchar de como bandas de hace 30 años eran buenas pero sus nuevos discos son solo se venden por su previa fama, o como en sus conciertos la gente les sigue pidiendo sus obras mas clásicas, creo que como fans debemos llegar a un punto cuando hay que saber que un autor ha llegado a su limite, pongamos por ejemplo KISS.

Como autor de libros tenemos a Ernest Cline, autor de Ready Player One, un nuevo clásico de la literatura de ficción moderna, fué grande el exito al escribir de un mundo Virtual lleno de referencias a la cultura geek, sin preocuparse nunca por su exito al grado que tiene hoy, pues de seguro nunca vislumbró lo complicado que sería por derechos de autor adaptar su obra a otro medio, por eso en su nueva y muy esperada obra armada prefirió seguir otros intereses, asegurandose que la obra sea mas facil de adaptar a filmes. El resultado, un libro con mucho peores críticas que el original. ¿Que pasó con Cline? ¿Será que era una persona con una sola gran idea? ¿Las límitantes que se impuso en su nueva obra no lo dejaron expresarse? ¿Eran los exagerados cameos de su libro lo único que mantenia leyendo a su público? Es un grupo de respuestas que solo la próxima novela de este autor nos puede resolver.

En el mundo de los comics tenemos a Jeph Loeb, quien es reconocido por la serie de colores de Marvel (Daredevil: Yellow, Spider-Man: Blue) y los especiales de Halloween de Batman Legends of the Dark Knight, pero ya después de mediados de los 2000s era común ver una repetición sus argumentos, especialmente el hecho der tener montones de enemigos en una solo historia solo como personajes secundarios, como ocurrió en Batman: Hush, que es una historia muy simplona y que solo brilla por el regreso de Jim Lee a los lápices, o no digamos de sus primeros números en Superman Batman (Public Enemies y The Supergirl from Krypton) los cuales repitieron estos factores que hicieran popular al autor en sus historias como Dark Victory. RAzón por la cual dudo mucho por leer en estos dias Captain America : White.

La duda en esta opinión sería si en el caso de los comics debemos dejar que los argumentos de algunos de estos autores deban dejarse como están por el bien de la obra y protegerlos de los mismo autores, como pasa con Dark Knight, donde parece que Miller ya no sabe como seguir su hiostoria. Si debemos evitar que tabi´ñen las editoriales quieran hacerlo sin el permiso de los auotres como sucedió con el olvidable Before Watchmen, que tampoco pudo recibir críticas buenas.

La opción es sin duda darnos cuenta cuando un autor deja de tener todo el brillo que tenía antes, respetarlo por las obras que si nos gustaron de ellos y no comprar las obras de ellos que carecen de esa chispas para advertirles que ya pasó su tiempo, que no se esfuercen por forzar sus obras (no supe como escribirlo de otra manera, lo siento) y disfruten de su reitro temprano o a tiempo y nos dejen disfrutar de sus memorables obras sin ser opacadas con otras salidas solo por la necesidad de seguir siendo trascendentes.